Cómo disminuir las varices

Cómo disminuir las varices en las piernas

Aquí te informamos cuáles son las más importantes.

Solicitar información

¿Buscas cómo disminuir las varices en las piernas de forma natural? Este artículo te puede interesar. Aunque tendemos a pensar en ellas como un problema de la mujer, tanto los hombres como las mujeres pueden desarrollar varices.

La varices son un problema común entre las mujeres o las embarazadas debido a las influencias hormonales, y tienden a desarrollarse con el tiempo a medida que las personas envejecen. Con el paso de los años las venas pierden su elasticidad natural debido al aumento de los niveles de inflamación.

Hay varias maneras diferentes de prevenir y disminuir las varices, desde cirugías hasta remedios naturales como el uso de aceites esenciales naturales. Si buscas cómo disminuir las varices en la piernas antes de recurrir a tratamiento médicos o a una cirugías láser, puedes probar los siguientes consejos que te pueden ayudar a disminuir las varices.

Cómo disminuir las varices en las piernas

1.     Ejercicio

Realizar ejercicio regularmente es una de las mejores cosas que puede hacer para mejorar el flujo sanguíneo y reducir la inflamación.

Se dice que sentarse especialmente con una mala postura, como con los hombros abajo y la cabeza hacia delante, las piernas cruzadas o estar de pie durante mucho tiempo sin moverse, se asocia con un mayor riesgo de agravar las varices.

Cuando permaneces en una misma posición por mucho tiempo, es más difícil para tus venas bombear sangre de manera eficiente de regreso a tu corazón y combatir los efectos de la gravedad. El ejercicio también es una excelente manera de ayudar a equilibrar las hormonas de forma natural , perder peso o mantener un peso corporal saludable y disminuir la presión arterial, lo que puede contribuir a disminuir las varices.

Algunos ejercicios que se recomiendan para prevenir las varices son: levantamientos de piernas, levantamientos de pantorrillas, movimientos de bicicleta y estocadas laterales para fortalecer y estirar las venas alrededor de las piernas. (Los ejercicios de bajo impacto, como caminar, nadar y andar en bicicleta, también son ideales para quienes padecen varices ya que alivian la presión.

Si sientes dolor al comenzar a hacer ejercicio, házlo lentamente y siempre calienta los músculos antes y después de un entrenamiento. También puedes elevar las piernas para ayudar a disminuir la hinchazón y el dolor, o usar medias de compresión para crear una presión suave en la pierna que evita que la sangre se acumule.

2.     Mantener un peso saludable

Las personas con sobrepeso tienen más probabilidades de desarrollar varices, especialmente mujeres con sobrepeso y personas mayores. Tener exceso de peso ayuda a ejercer una mayor presión sobre las venas y puede contribuir a la inflamación o el reflujo, especialmente en las venas superficiales más grandes, como la vena safena en las piernas.

3.     Uso de aceites

Algunos aceites naturales son beneficiosos para mejorar el flujo sanguíneo a la vez que disminuyen la inflamación y los desequilibrios hormonales. Uno de los mejores para el tratamiento específico de problemas de venas es el aceite de ciprés, que tiene la capacidad de aumentar la circulación y apoyar el sistema circulatorio. Para su aplicación intenta frotar cinco gotas de aceite esencial de ciprés en el área problemática dos veces al día durante varias semanas. Si experimentas dolores musculares, hinchazón o ampollas en la piel, intenta utilizar otros aceites naturales diluidos como el de menta, árbol de té y aceite de lavanda en pequeñas cantidades para aliviar las áreas problemáticas.

4.     Cambio de dieta

Ciertos alimentos ayudan a revertir la inflamación y mejorar el flujo sanguíneo, lo que puede ayudar a disminuir las venas y evitar la formación de futuras. Una dieta pobre, alta en cosas como grasas trans , azúcar, cafeína, alcohol y alimentos procesados , puede contribuir a daños arteriales, baja circulación, problemas de presión sanguínea, desequilibrios hormonales y aumento de peso. Muchos de estos alimentos también son alimentos con alto contenido de sodio , que es deshidratante y contienen toxinas que pueden empeorar la inflamación de las varices.

Algunos de los mejores alimentos que pueden ayudar a disminuir las varices y su aparición son:

  • Alimentos ricos en fibra. La fibra ayuda a mejorar la salud del corazón y también es necesaria para funciones digestivas saludables. Comer 30-40 gramos de fibra todos los días es una gran manera de prevenir el estreñimiento, que puede causar hinchazón y una mayor presión sobre las venas alrededor del abdomen y las piernas. Los alimentos ricos en fibra para comer incluyen semillas de chía y semillas de lino, verduras, fruta fresca y legumbres y granos.
  • Alimentos con alto contenido de antioxidantes. Los antioxidantes, como los flavonoides, la vitamina C y la vitamina E (ambos presentes en vegetales verdes y cítricos), ayudan a fortalecer las venas, combatir la inflamación y mejorar la salud arterial. La vitamina E es conocida por ayudar a prevenir los coágulos de sangre, actúa como un anticoagulante natural y está ligada a la salud del corazón. La vitamina C es un potente antiinflamatorio y beneficioso para la salud de la piel.
  • Diuréticos naturales. Las pastillas diuréticas ayudan a aumentar la micción y reducir la retención o hinchazón del agua. Pero se puede obtener el mismo efecto de forma segura consumiendo alimentos diuréticos como hierbas frescas (perejil, cilantro, albahaca), hinojo, hojas de diente de león (té), pepino, espárragos, sandia, apio, entre otros.
  • Alimentos ricos en magnesio. La acumulación de sangre, los problemas de presión arterial y los calambres en las piernas, pueden ser señales de advertencia de deficiencias en los electrolitos como el potasio y el magnesio. Para superar estos síntomas, aumente la ingesta de verduras de hoja verde, aguacate, plátanos, verduras crucíferas (col, coliflor, repollo, brócoli, kale) y camote.
  • Algunas especias. Los alimentos con especias como la pimienta de cayena o el curry ayudan a calentar el cuerpo y hacer que la sangre fluya, lo que aumenta la circulación saludable e incluso el control del apetito peso.
  • Ácidos omega-3. Los pescados y mariscos como el salmón silvestre, la caballa, las anchoas, las sardinas y el atún proporcionan ácidos grasos omega-3, que son importantes para un flujo sanguíneo adecuado.

¿Si sufro de varices debo preocuparme?

La mayoría de las veces, las varices o venas varicosas no causan síntomas y son solo un problema cosmético, no uno que probablemente contribuya a problemas de salud más serios. La cantidad de sangre que se acumula en las venas es pequeña, y la mayoría de la sangre todavía se envía de regreso al corazón. Sin embargo, puedes pensar en las varices como una señal de advertencia de que algo está afectando el flujo sanguíneo normal.

En algunos casos, las varices pueden realmente romperse y causar complicaciones, como llagas abiertas en la piel e hinchazón. Cuando hay síntomas dolorosos, los más comunes son dolores musculares o hinchazón en los tobillos y las piernas, que pueden dificultar dormir, trabajar, hacer ejercicio y caminar normalmente.

Algunas personas, especialmente las mujeres embarazadas, también terminan desarrollando pesadez o plenitud en las piernas, inquietud, fatiga, dolor, calambres, úlceras y picazón en la piel y engrosamiento y decoloración de la piel. También existe un pequeño riesgo de que las venas varicosas provoquen la coagulación de la sangre ( tromboflebitis ), que requiere de atención inmediata.

Si ya intentaste de forma natural disminuir las varices, pero no has tenido resultado, junto con las preocupaciones estéticas, hay muchas razones médicas por las que debes buscar un tratamiento efectivo para las varices.

Muchos de nuestros pacientes experimentan una serie de síntomas incómodos, que incluyen:

  • Pesadez.
  • Dolor crónico.
  • Ardor de piernas.
  • Picazón.
  • Calambres nocturnos.
  • Piernas inquietas.
  • Hinchazón de la pierna.
  • Decoloración de la piel.
  • Erupciones.
  • Úlceras .

En casos extremos, las varices no tratadas pueden provocar una trombosis venosa profunda, una afección potencialmente mortal. Lea más acerca de la trombosis venosa profunda dando clic al enlace.

Los tratamientos para varices y arañitas que ofrecemos en Clínica de Terapia Vascular reduce o elimina activamente muchos o todos estos síntomas incómodos.

Conozca más acerca de los tratamientos de venas altamente efectivos que ofrecemos en nuestra clínica de varices aquí.

Envíanos tus dudas o preguntas

Llena el siguiente formulario de contacto y nos pondremos en contacto contigo tan pronto sea posible

Centro Médico de la Mujer

Consultorio #1, Hidalgo #1828 Pte. Col. Obispado, Monterrey, N.L. C.P.64060
T: 81224700