Varices en el embarazo

Varices en el embarazo

Todo lo que debes saber sobre las várices en el embarazo.

Solicitar información

várices en el embarazo

El embarazo es una de las mejores etapas de las mujeres donde pueden tener cambios maravillosos en su cuerpo, pero por desgracia, las várices y el embarazo pueden ir de la mano. Afortunadamente, hay formas de reducir el riesgo de desarrollar várices en el embarazo y sus malestares.

¿Qué causa las várices en el embarazo?

A medida que el útero crece, presiona la vena grande del lado derecho del cuerpo llamada vena cava inferior, lo que aumenta la presión en las venas de las piernas.

Las venas son los vasos sanguíneos que devuelven la sangre de sus extremidades a su corazón, por lo que la sangre en las venas de las piernas ya está trabajando contra la gravedad. Y cuando usted está embarazada, la cantidad de sangre en su cuerpo aumenta, agregando a la carga en sus venas. Su nivel de progesterona también aumenta, relajando las paredes de los vasos sanguíneos.

Es más probable que usted tenga várices si otros miembros de su familia las han tenido. Son más comunes en las mujeres que en los hombres, y si las tiene, tienden a empeorar con cada embarazo sucesivo y a medida que envejecen. Tener sobrepeso, llevar gemelos u otros múltiplos, y estar de pie durante largos períodos también puede hacer que sea más probable que desarrolle várices en el embarazo.

¿Cómo puedo prevenir las várices en el embarazo?

Es posible que pueda prevenir, o al menos minimizar las várices en el embarazado si hace lo siguiente:

  • Ejercitarse diariamente. Incluso una caminata rápida alrededor del vecindario puede mejorar su circulación.
  • Manténgase dentro del rango de peso recomendado para su etapa de embarazo.
  • Eleve los pies y las piernas hasta el nivel de su corazón o más alto siempre que sea posible. Descanse las piernas en un taburete alto o caja cuando esté sentado, y eleve sus pies y piernas con almohadas cuando esté acostado.
  • No cruce las piernas o los tobillos cuando esté sentado. Si se tiene que sentar o estar de pie durante un período de tiempo prolongado, flexione las piernas de vez en cuando. Apoyarlos en una silla o taburete también ayudará. No cruce las piernas en las rodillas, ya que bloqueará el flujo sanguíneo.
  • No se siente ni se pare durante largos períodos de tiempo. Tome descansos frecuentes para moverse.
  • Cuando no este acostado, asegúrese de usar calcetines o medias de compresión que alientan el flujo sanguíneo ayudando a prevenir la hinchazón y puede evitar que sus várices se agraven.
  • Aunque puede ser difícil encontrar una posición de dormir cómoda durante el embarazo, especialmente cuando está muy avanzado, intente dormir sobre su lado izquierdo. Dado que la vena cava inferior está en el lado derecho de su cuerpo, acostado sobre su lado izquierdo mantiene el peso de su útero fuera de esa vena y reduce la presión en las venas en las piernas y los pies.

¿Las venas varicosas o várices en el embarazo son serias?

Las várices o venas varicosas pueden picar o doler, y ser antiestéticas, pero generalmente son inofensivas en el corto plazo. El tratamiento, si es necesario, puede ser aplazado hasta después de que usted tenga a su bebé.

Sin embargo, un pequeño porcentaje de personas que tienen várices pueden desarrollar pequeños coágulos de sangre cerca de la superficie de la piel (trombosis venosa superficial). Cuando este tipo de coágulo se desarrolla, la vena puede sentirse dura y como una cuerda, y el área alrededor puede llegar a ser rojo, caliente, tierno, o doloroso.

Llame a su médico si usted piensa que tiene uno de estos coágulos, ya que pueden ser graves.

También, llame a su médico de inmediato si:

  • Cualquier pierna se hincha severamente
  • Usted desarrolla llagas en su pierna
  • La piel cerca de las venas cambia de color

¿Cómo debo tratar mis várices después del embarazo?

Después de dar a luz, es una buena idea seguir usando medias de compresión o calcetines, hacer ejercicio regularmente, no sentarse o permanecer de pie durante largos períodos de tiempo, y elevar las piernas siempre que sea posible.

Las várices en el embarazo a menudo dentro de los tres a cuatro meses después de dar a luz, aunque a veces toma incluso más, y a veces no mejoran mucho en absoluto (esto es más probable si usted ha tenido embarazos múltiples).

Si sus várices persisten y se vuelven demasiado incómodas, o incluso si no está satisfecha con su apariencia, pídale a su médico que lo remita con un especialista en várices para que este le pueda dar un plan de tratamiento para sus várices.

Envíanos tus dudas o preguntas

Llena el siguiente formulario de contacto y nos pondremos en contacto contigo tan pronto sea posible

Centro Médico de la Mujer

Consultorio #1, Hidalgo #1828 Pte. Col. Obispado, Monterrey, N.L. C.P.64060
T: 81224700